Saco lagrimal

 

Conecta los conductos lagrimales, que drenan las lágrimas desde la superficie del ojo, con el conducto nasolagrimal que conduce este fluido hacia la cavidad nasal.

 

Funciona fundamentalmente cuando existe una gran cantidad de lágrimas, que el saco lagrimal bombea hacia adentro y hacia afuera, dirigido por el músculo orbicular de los párpados, durante el parpadeo.

 

Tiene forma oval y mide de 12 a 15 mm. de largo. Su parte superior es redondeada y está cerrada, mientras que su parte inferior se continúa con el conducto nasolagrimal.

 

En su superficie externa está cubierto por una expansión fibrosa derivada del ligamento palpebral medial. En su superficie interna, lo cruza la parte lagrimal del músculo orbicular del ojo, el cual se inserta en el vértice del hueso lagrimal.

 

Como el conducto nasolagrimal, el saco lagrimal está recubierto por epitelio columnar estratificado y células caliciformes secretoras de moco. Está rodeado por tejido conectivo.

Centro Médico Multiconsulta, Avda. de Madrid, 155, 50010 Zaragoza

976 32 10 80

C/ Cabestany, 3 - 1.º C, 22005 Huesca

974 22 31 47

    El contenido de este sitio es sólo para información, y no pretende sustituir el consejo de su propio médico u otro profesional de la medicina